domingo, 1 de noviembre de 2015

Ejercicio de escritura: Los siete pecados capitales

Hola. Se que hace tiempo que no me paso por aquí pero no tenía mucho que contar. Intentaré pasarme más a menudo y no dejaros abandonados mucho tiempo. Hoy les traigo otro ejercicio de escritura.

 Para este ejercicio hay que elegir uno de los pecados capitales y escribir quince palabras que tengan que ver con este pecado. Después hay que escribir un relato con esas palabras.

PECADO Y PALABRAS ESCOGIDOS
Ira: Golpes, gritos, locura, oscuridad, poder, desesperación, enfado, rojo,asesinato,  imprudencia, pelearse, impotencia, debilidad, inferioridad y  frustración.

RELATO.
He decidido que para hacerlo más interesante y ponerme un poco más a nivel voy a colocar el orden de
las palabras en el mismo que las he escrito anteriormente. Quiero decir que no están pensadas de antes pues algunas me las han dicho por grupos y las he colocado en el mismo orden.

Un golpe tras otro, la sangre tenía de rojo el suelo. Los gritos acariciaban el silencio de la noche y la locura se hacía cada vez más visible.
Una gran oscuridad lo rodeaba todo, al asesino y a la víctima. Nadie veía nada, nadie quería ver nada, todos pasaban de largo como si de meros fantasmas se tratasen.
Nuestro asesinato sentía cada vez un mayor poder entre sus venas, mientras que la desesperación de nuestra víctima crecía en la misma proporción.

No sabemos como llegaron a esa situación, no sabemos cuál fue la razón de ese enfado.
La sangre seguía tiñendo de rojo el suelo. Un golpe tras otro,hasta que nuestra víctima dejo de respirar. Ya no se movía, ya no se quejaba. La gente de alrededor había presenciado un asesinato, y nadie hablaba, nadie gritaba, nadie lloraba, solamente seguían caminando, como si lo ocurrido fuese un teatro.

No temía crear ninguna imprudencia, sabía que era invisible a todo el mundo y cuando terminó, se levantó y se fue andando hacía su casa, como si nada hubiese pasado.
Todos los días necesitaba pelearse, sino lo hacía se sentía impotente, como si fuese un desecho de la humanidad, como si no sirviese para nada. Escogía a alguien cuya debilidad e inferioridad era menor a la suya y lo golpeaba una y otra vez, hasta que su sangre teñía de rojo las baldosas de la calle.
Esa era su única salida para apaciguar su frustración.

12 comentarios:

  1. Hola. Fantástico relato, me ha gustado mucho, oye, eres muy buena, espero poder leer los siguientes relatos :)
    Muchos besos, nos leemos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Bravo!
    Que me ha encantado cielo.
    Esta precioso.
    ¡Besos!
    Dalu...

    ResponderEliminar
  3. Hola preciosa!
    Genial! me ha encantado! Besotes!

    ResponderEliminar
  4. Me parece un ejercicio SUPERINTERESANTE. Lo pondré en práctica, sin duda.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hazlo, están geniales y al mismo tiempo son muy divertidos
      un beso

      Eliminar
  5. ¡Hola! Te he nominado al premio Liebster Awards :) Saludos desde http://lostrabajosdereyero.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias, creo que ya se que subir la semana que viene jajaja
      un beso

      Eliminar
  6. ¡Hola!

    Oye, pues qué bonito te ha salido ❤❤

    Bonito blog, me quedo por aquí. ^^

    Saludos ❤

    ResponderEliminar

Toda opinión me hace muy feliz.
Si encuentro comentarios obscenos o que molesten a otros no los colocaré.
Si queréis criticar algo, siempre se puede hacer desde el respeto
Si queréis hacer publicidad, enviarme un mensaje privado. Lo más normal que sea como entrevista en mi blog literario
En este blog no admito afiliaciones.